viernes, 1 de julio de 2022

CONCURSO LITERARIO JOAQUÍN TURINA. PRIMER PREMIO CATEGORÍA BACHILLERATO

¿Os han gustado los cuentos de Víctor y Sara?Pues ahora podéis leer ¡Peligro, no entrar!, ganador del primer premio de Bachillerato.  ¡Enhorabuena, Bruno Alonso Esteban, ya en 2º!


Peligro, no entrar

Te preguntarás qué es este cartel y qué hace aquí colgado, te resolveré todas las dudas en nada pero te recomiendo que leas rápido.

Ahora bien, empecemos por el principio. Nunca he conocido a dos personas con la misma opinión de Madrid. Los hay que la aborrecen, los hay que la respetan, los hay que mira déjame que tengo prisa. Yo me identifico mayoritariamente con el tercer grupo, los impávidos. De pequeña me importaban las cosas, lo juro, pero con la adolescencia vino el gris y poco a poco me fui alienando de mi vida. Me sentía una cáscara vacía con funciones de humano.

Por ello no te resultará anómalo que no me muriese de ganas de venirme al pueblo recién terminado el largo año escolar. Fue justo ayer cuando mi madre me despertó violentamente para meterme en el coche directa al pueblo. Pasé la mayoría del trayecto en una extraño estado de aturdimiento por el calor que se vio interrumpido por cierta pesadilla que no soy capaz de recordar. Me desperté de súbito y traté de respirar, pero el calor me impedía pensar, bajé la ventanilla del coche buscando frescor pero me recibió una ráfaga ardiente como el aliento del Chupi, el baboso perro que me esperaba en la casa de mi abuela. El resto viaje se me hizo francamente eterno, los prados y olivares pasaban invariables mientras el sol describía su perezoso arco por el cielo achicharrando a todos por igual.

Llegamos a casa de mi abuela para la cena. Mi madre se había mudado a la ciudad tiempo atrás, pero sus ojos se seguían iluminando al ver aquella casa llena de historias, y sí, incluso al ver a Chupi, perro al que yo envidiaba de pequeña porque él podía estar todo el año con la abuela, y yo tenía que volver a Madrid, pozo de mi alegría.

Esa misma tarde estaba yo sentada debajo del olmo de la plaza del pueblo, en el único resquicio de sombra que pude encontrar, cuando vi a Chupi corriendo como alma que lleva el diablo hacia la calle del bar. Me vi obligada a seguirlo, siempre me tocan a mí las desgracias.

Lo estuve siguiendo por el camino del bosque llamándolo a gritos pero el animal si más que aceleró en su

carrera desbocada. Ni con los canes tengo autoridad. Después de diez minutos, me planteé darme la vuelta

y dejar al animal a su suerte, al menos hasta la cena, que seguro que no se la saltaba el muy aprovechado.

Cansada y sedienta me giré en mis pasos, pero apenas había retrocedido veinte metros hacia la fresca

sombra del olmo cuando Chupi me ladró con sus ojillos de santo y me vi obligada a seguirlo.

«A ver a dónde me llevas granuja, que hay migas para comer.» El perro me ignoró completamente y

corrió hacia las rocas, de todas formas estoy acostumbrada al mismo trato de parte de personas. 

El primer escalofrío me llegó al ver al perrillo en la entrada de una cueva, negra como la boca de un lobo.

«Por favor no entres ahí, por favor.» Chupi entró felizmente en la caverna con sus dulces patitas.

Yo lo seguí, qué remedio, aunque aquel asunto me daba mala espina. No soy especialmente supersticiosa,

pero el mal acecha por las esquinas, o eso dice mi abuela. Seguí a mi compañero hasta el borde de un

charco donde la pequeña cueva terminaba. Dando gracias a Dios, me acerqué al chucho para agarrarlo

bien no se me fuera a escapar. 

Y ahí justo fui a tropezar con una mísera piedrecilla y me caí de bruces en el charco. Lo primero que sentí

fue un frío helado, seguido por un dolor agudo en mi frente, que fue a dar con el fondo del acuífero.

Resollando y maldiciendo al perro, al pueblo y al charco, salí del agua calada hasta los huesos y de bastante

mal humor.

Nada más salir me di cuenta de que el perro se había desvanecido. Tendría que ir sola mojada hasta casa. 

Una vez me hube cambiado de ropa y descansado un rato, creí conveniente informar a mi querida madre

de la desaparición de Chupi. Bajé a la cocina y, quién lo diría, allí estaba el bendito animal echado al

fresco. Me sorprendió que no reaccionase al verme, pero supuse que estaba dormido y seguí hacia

el comedor para encontrar a mi abuela cosiendo. La llamé al acercarme pero no me oyó ni me vio ni

demostró de ninguna manera que sabía de mi existencia entre ella y el televisor. Preocupada, decidí buscar a mi madre y avisarla,  pero justo al girarme vi algo que me heló la sangre en las venas. El pequeño espejo del recibidor… no me reflejaba. Me acerqué con el corazón en un puño para llegar a la conclusión de que mi cuerpo debía haberse desvanecido.

Recordé la historia que me contaba mi abuela en mi más tierna infancia. Una joven mujer musulmana se había retirado a vivir a las formaciones rocosas cerca del pueblo y salía en la noche de San Juan para atormentar a los apacibles vecinos. La gracia me costó varios meses de pesadillas, pero hace ya tiempo que pararon y casi lo había olvidado. Miré el calendario de la nevera, 22 de junio, la legendaria mora había decidido adelantarse un día en sus fechorías, igual tenía cosas más interesantes que hacer.

Decidí volver a la cueva y demandar que se me devolviese mi corporeidad, que no necesito pasar más desapercibida precisamente . Llegué al lugar con el ocaso inminente y entré con el corazón en un puño. Espíritu o cámara oculta, lo que fuera, no dio muestras de vida. Decidí acercarme al borde del agua y me asomé para ver mi reflejo. Me sorprendió ver mi rostro devolviéndome la mirada, pero se me helaron las venas al darme cuenta de que no era el único rostro que me observaba. Algo, o más bien alguien me devolvía la mirada justo encima de mi hombro. Escuché un aliento helado en mi oído que murmuró: «si no quieres acabar como yo, huye». Ni que decir tiene que salí corriendo de aquel maldito lugar como no he corrido en mi vida. Volviendo al pueblo me perdí y di vueltas por el bosque hasta aparecer de nuevo en la plaza justo con el amanecer. Encontré a mi abuela barriendo la puerta de casa. «Ay qué horas son estas para uno de tus paseos, ¿eh? Anda baja y me traes dos barras de pan» Corrí hasta ella y la abracé mientras aguantaba las lágrimas que pugnaban por salir tras tantas emociones. Ahora entenderás por qué te advierto. Colgué este cartel en la entrada de la cueva (me costó muchísimo encontrarla) como advertencia, no entres. Por lo que más quieras da la vuelta y corre de vuelta a la seguridad.













jueves, 30 de junio de 2022

CONCURSO LITERARIO JOAQUÍN TURINA PRIMER PREMIO CATEGORÍA 3º Y 4º DE ESO

 

¡Felicitaciones por  su cuento a Sara Mutlak Pinto, de 3º ESO B! ¡Aquí lo podéis leer!


El corazón de un libro

Traficar con libros no es un trabajo sencillo de realizar, sobre todo en un mundo en el que el conocimiento se condena y se persigue por sembrar ideas diferentes a las establecidas por la sociedad. Nadie quiere mancharse las manos de tinta para dar a conocer los errores del pasado, y para eso estoy yo, soy…

  • Donato, el traficante de letras. Él es el de la derecha, y a su izquierda está Yvon. Tengo entendido que es uno de sus clientes más habituales. Encierralos en aquella celda hasta que nos den nuevas órdenes.

El sonido de las llaves tintineando nos acompañó para invitarnos a seguir al guardia, hasta que cesó para hacer girar una cerradura tras nuestro paso. Nos habían trasladado a una celda subterránea, con paredes de piedra desgastada y moho creciendo en sus grietas. Me senté en un recoveco en silencio e Yvon me siguió, sentándose frente a mí. Finalmente habló:

  • De verdad que lo siento, yo… no pensaba que nos delataría.

  • Un crío avispado por lo que veo.

  • Desde que murió su madre ya no parece confiar en mí. Ya no es el mismo, y me temo que nunca lo será.

Durante unos segundos, el aire se hizo denso para rellenar los huecos que creaban nuestra falta de diálogo, hasta que Yvon se acercó a mí, rodeado de un aura de misterio y suspense, y con una mirada que me pedía con gritos inaudibles que prestara toda mi atención en él. Continuó con un silencioso “Ahora escúcheme bien, por favor”, que enseguida se esfumó en el aire para no dejarle ninguna pista a los que nos observaban de lejos con recelo.

Inclinado sobre mí, empezó a murmurarme su encubierto objetivo:

  • Justamente todo gira en torno a ella. Donato, ha llegado a mis oídos el conocimiento de que hay ciertos libros que capturan tanto la pasión de las personas que los atrapan completamente dentro de ellos. Y sospecho que mi mujer es una de esas tan aclamadas personas. Te ruego que la busques, por favor, en este libro. Sé que puedes.

Y tenía razón, yo era capaz de sumergirme en ellos y vivir su historia. Sacó de debajo de su abrigo un libro con una portada de terciopelo tan rojo como el vino tinto.

  • No me importa lo que me pase a mí. No te queda mucho tiempo.

Y ahí, en ese mismo momento, me sumergí en aquel misterioso libro, vagando entre sus páginas, hasta transportarme a una pequeña y coqueta cafetería rodeada de flores; petunias y geranios; que cantaban con la alegría de sus colores hacia la bienvenida de la primavera, con el olor del café natural e intenso acompañando su discreto concierto matutino.

Un hombro chocó contra el mío y algo cayó al suelo. Era un periódico de color amarillento. Lo recogí para devolverselo a su dueño, que sin darme cuenta se había desvanecido.

Mis ojos entonces deambularon por los artículos que se anunciaban en sus páginas. En la misma portada se advertía de un supuesto asesino en serie, que capturaba a mujeres jóvenes para después sacrificarlas en las catacumbas del monasterio local. Esta ya era la tercera.


Un escalofrío recorrió mi espalda. Todo aquello me resultaba espeluznantemente conocido, y me creaba un presentimiento. Los libros generan muchos presentimientos.

Mi tarde se basó en carreras y trasbordos para llegar allí a tiempo a medianoche. Después de horas tan largas como eternas, el gran monasterio se alzaba frente a mis ojos. Grande, magnífico e impotente, con sus grandes vidrieras de cristales teñidas de los mismos colores de aquellas graciosas petunias y geranios que antes me habían acogido con hospitalidad.

Logré escabullirme entre el gran portón hacia el interior, sin tentar al silencio traicionero y bajé las escaleras que se retorcían sobre sí mismas una y otra vez, sin aparente final.

Tras buscar y buscar bajo las majestuosas bóvedas que plagaban las catacumbas, por fin lo vi, de frente. La vela me espantó con su cambio de iluminación, y me deslumbró con el contraste entre su cálida luz y la frialdad del escenario. 

Un hombre, no, una sombra, un monstruo más bien, se encontraba alzando los brazos, machete en mano, sobre una figura femenina que se revolvía y clamaba por piedad.

Ya lo recuerdo. Este sentimiento que tanto quería desenvolver mi corazón y dejarlo al descubierto, ese presentimiento…

Esta historia era mía, yo había escrito este libro. Mi propia imaginación era la que había trazado esta feroz escena hace tantos años. Fue uno de aquellos libros que escribí acompañado de la luz del candelabro a altas horas de la noche, cuando recién había descubierto todo este mundo bañado de letras, comas y acentos, y teniendo tan solo de fondo la voz de la lluvia y el empeño de mi hija, que se esforzaba por contarme sobre los animales más fantásticos con los que había fantaseado, con la sonrisa más brillante que habré visto en mi condenada vida estampada en su cara angelical.

Las lágrimas empezaron a acechar mis ojos, amenazando con brotar, acorraladas por mis recuerdos. Aún no podía rendirme ante la memoria, la mujer de Yvon yacía ante mis ojos.


Pero mi hija también. Mi pequeña niña. Mi añorada, dulce, y querida hija.

Dime, ¿qué te ha traído hasta aquí? 

¿Acaso copiaste mi libro mientras yo no miraba en tu cuaderno de terciopelo?

¿Acaso había tocado hace tan poco tiempo algo que tú misma habías sostenido? 

Me encantaría hacerte todas estas preguntas ahora que te he encontrado, ahora que estás frente a mis ojos, ahora que mi vida vuelve a tener sentido.

Te he echado de menos.


Y lloré, pero mis lágrimas fueron rápidamente sustituidas por sangre.

CONCURSO LITERARIO JOAQUÍN TURINA PRIMER PREMIO CATEGORÍA 1 Y 2 ESO

¡Enhorabuena, Víctor Félix Martí, de 1 ESO B! Gracias por este excelente cuento. ¡Disfrutadlo!

MARGARITA

Margarita se levantaba, como todas las mañanas, con dolores de espalda, rodillas y cadera. Ese día, como todos los domingos, su familia iría a verla, era su momento favorito de la semana y lo esperaba con ansias. Caminó por el largo pasillo de paredes de gotelé blanco, decoradas por viejos cuadros y una antigua cómoda donde se exponían algunas fotos, joyas e incluso su anillo de compromiso. Llegó a la cocina, donde se sentó a beber un vaso de agua y tomar un pequeño desayuno. Mientras se llevaba una tostada a la boca sucedió algo inesperado, sonó el timbre de la casa. Margarita se dirigió a la puerta y la abrió lentamente, para descubrir a un risueño trabajador de Fenosa, la compañía de gas que tenía contratada en su hogar, él vestía un chaleco naranja de la compañía y mostraba un rostro amigable que generaba confianza. Margarita dejó pasar al trabajador e incluso le preguntó varias veces si necesitaba algo.


Tras apuntar algunos datos mientras miraba al contador de gas el trabajador esbozó una mueca de molestia y pidió permiso a Margarita para usar el cuarto de baño. Mientras se alejaba por el pasillo, Margarita esperaba pacientemente. Pasados unos minutos, el trabajador volvió, le dió las gracias a Margarita, recogió su libreta y se marchó. Margarita acabó su desayuno y regresó a su habitación para arreglarse. Mientras caminaba por el pasillo advirtió que encima de la antigua cómoda no había nada más que las fotos. Buscó por el suelo su anillo de compromiso, pero no lo encontró, tampoco encontró las joyas que su difunto marido acostumbraba a regalar a Margarita en sus cumpleaños. Ella le echaba de menos, hacía ese año una década desde que un trágico accidente se lo arrebató, y aún brotaban las lágrimas desde sus ojos cada vez que lo recordaba. Margarita se arregló, convencida de que estaba mayor y no era capaz de verlo. Fue a preparar la comida, como todas las mañanas de domingo, pero cuando miró el reloj, advirtió que no le daba tiempo, que su hijo estaba al caer, así que sacó unos filetes congelados del frigorífico y los echó apresuradamente a una sartén repleta de aceite hirviendo. También preparó una ligera ensalada con lo que fue capaz de encontrar en la despensa.

Su hijo timbró y Margarita se sobresaltó, luego corrió a abrir la puerta. Dejó pasar alegremente a su hijo, su yerno y su precioso nieto, que entraba hablando por el móvil y apenas la saludó. Se sentaron en el salón antes de comer y charlaron sobre temas de lo más banal, hablaron sobre el tiempo y criticaron la gestión de los políticos, realmente no importaba quién estuviese en el poder, siempre era un buen momento para criticar a los políticos. Su nieto no participó en ninguna conversación, cuando su abuela le preguntó qué tal le iba en el colegio, él respondió de mala gana que ya estaba en el instituto y que estaba muy ocupado, porque había perdido "fologüers" y necesitaba ponerle un filtro a un "selfi", ella no entendía el vocabulario de su nieto, pero le prestó atención en todo momento, sin atreverse a decir que no le comprendía. Al poco tiempo se formó un silencio incómodo y todos sacaron sus teléfonos móviles; bueno, todos no, Margarita no tenía, así que dirigió la mirada al balcón, maldiciendo al sol, que nunca daba en su terraza, y como consecuencia, el médico la regañaba por estar falta de vitamina D, pero qué iba a hacer ella, apenas aguantaba el camino desde su habitación hasta la cocina, era prácticamente impensable para ella salir a caminar a la calle sola. Mientras comían, Margarita comentó la desaparición de su anillo y sus joyas, ella estaba bastante triste, era de lo poco que le quedaba de su Marido, y ahora ya no lo tenía, se sentía realmente devastada.


  • ¿Y sabes si se te pudieron caer al suelo? - preguntó su hijo con una mueca de superioridad acompañada de una voz lenta que transmitía pena, como si hablase con una persona extremadamente inferior -, a tu edad es normal que no te des cuenta de algunas cosas.


A tu edad, esa maldita frase que resonaba en su cabeza todos los días desde hacía mucho tiempo. Esa frase que tantas veces la había llevado a la desesperación. Era ya una anciana, se sentía estúpida, sentía que no valía para nada, que solamente era una carga.


  • Estoy segura - afirmó -, miré debajo de cada mueble y no están.

  • ¿Y pudo habérselas llevado alguien? - preguntó con interés y preocupación su yerno -, es poco probable, pero hay que valorar todas las opciones, ¿no?

  • Ahora que lo dices… - comenzó Margarita con cara de confusión, pero su cara se transformó de repente en un gesto de tristeza - No, por supuesto que no, quién iba a entrar a la casa de una pobre anciana pensionista.

  • Exacto - completó su hijo -, ha sido obviamente un despiste, ¿verdad?


Margarita asintió con la cabeza, su hijo siguió comiendo con normalidad. Su yerno le dedicó una mirada fulminante a su nieto, que estaba ahora con el teléfono en la mano, navegando por las redes sociales y sin prestar siquiera un ápice de atención. El joven resopló, miró a su padre enfadado y guardó el teléfono. Cuando acabaron de comer, Margarita recogió la mesa y sus familiares tomaron asiento en el sofá, sacando de nuevo, todos un dispositivo móvil; bueno, todos menos Margarita, que en ese momento estaba fregando los platos. Unos minutos después, cuando hubo acabado de fregar, Margarita caminó hasta el baño y, tras hacer sus necesidades, fue a tirar de la cisterna, pero una cartera de cuero tapaba el tirador. La cogió y examinó su contenido, dentro encontró una identificación, algo de dinero en efectivo y un par de tickets usados de la compra. Miró el carné para comprobar quién era el dueño de esa cartera y encontró la foto del hombre del gas, con ese gesto risueño y repulsivo, que antes le generaba simpatía y ahora, consciente de que él le había robado sus joyas, un sentimiento de asco abrumador. Ella lo tenía claro, iba a devolverle la jugada, aún no sabía cómo, pero lo haría.


Regresó con su familia y se sentó en su sillón, con la cartera en el bolsillo del pantalón, tramando cómo podría vengarse de tan ruín y, también hay que decirlo, patético, individuo. Al poco tiempo su hijo se marchó y ella volvió a quedarse sola. Sacó la cartera del pantalón y la agarró con fuerza entre sus dedos. Tras unos minutos de reflexión, decidió llamar a la compañía del gas a preguntar por este ladrón. La llamada la contestó una chica algo desagradable, su voz era lenta e, incluso, algo artificial, debía de llevar horas ahí, se ceñía a un guión y simplemente le indicaba qué teclas pulsar, cosa que le costó a Margarita porque ella no veía bien y confundía los números del teclado. Tras unos minutos pulsando teclas y una eternidad de música relajante de espera, acabó hablando con una tal Sonia, que al fin le confirmó que no conocían al supuesto trabajador del gas. Margarita apretó la cartera en su mano, y dirigió la mirada a la puerta.


Margarita pensó que, posiblemente, el estafador aún no sabría que ella había descubierto quién se llevó sus joyas. Abrió de nuevo la cartera con delicadeza, para encontrar, en uno de los muchos bolsillos y compartimentos de la pieza, las tarjetas bancarias del estafador. Esos jugosos rectángulos de plástico que posiblemente contuviesen todo el dinero que este hombre habría estafado, que, a juicio de Margarita, no sería poco. Pensó que para engañar a una anciana de una forma tan fría, haría falta experiencia. Margarita trató de imaginar en qué estaría haciendo en ese preciso instante estafador. Posiblemente estuviese en un coche de lujo yendo a comer caviar, o tal vez disfrutando del atardecer en una mansión, puede que incluso durmiese ahora mismo en un vuelo a Londres. Margarita le dió bastantes vueltas a cómo vengarse de tan despreciable sujeto, sin sacar mucho en claro, hasta el punto que decidió que lo mejor sería esperar, esperar a que volviese a por su cartera, y entonces vengarse.


La anciana caminó indignada hasta la cocina. Su cocina no era muy espaciosa, el suelo de azulejos blancos tenía una tonalidad gris debido a la suciedad, los techos y las paredes necesitaban una mano de pintura, porque la capa beis de gotelé que tenían estaba vieja y desgastada, la encimera de mármol tenía un tamaño bastante reducido y apenas tenía electrodomésticos, seguía necesitando fregar a mano toda la vajilla. En un lateral de la cocina una mesa auxiliar verde hacía las veces de comedor cuando estaba sola, que era la mayor parte del tiempo. Se agachó junto al congelador con bastante dificultad, su dolor de rodillas había empeorado. Abrió la puerta y sacó un recipiente pequeño lleno de caldo de pollo, lo dejó sobre la mesa para descongelarlo y, tras cerrar de nuevo la puerta se sentó a descansar en una silla cercana. Cuando hubo recuperado fuerzas, volvió al salón, y decidida a relajarse y olvidarse de este día tan pésimo, agarró el mando a distancia y encendió la tele. En ese momento empezaba el telediario. Tras dar las noticias más relevantes del día, empezaron con una terrible tertulia que se extendió bastante, Margarita se durmió, estaba cansada y ante la escasa información que aportaba en ese momento el telediario, no pudo resistirse al sueño.


  • En el barrio madrileño de Chamberí sorprendía esta tarde a los vecinos una terrible explosión de gas que ha acabado con la vida de dos personas - comenzaba la presentadora, despertando a Margarita -, tenemos videos de los instantes anteriores a la explosión.


Margarita se recostó, el video consistía en un trabajador del gas tocando a la puerta de la vivienda, luego entraba, mirando a cámara, después abría la caldera y la vivienda se convertía en una enorme bola de fuego. Margarita vio que le sonaba de algo el difunto joven, y luego comprendió que nadie volvería a por esa cartera, que su anillo era ahora otro resto de un incendio.

miércoles, 22 de junio de 2022

Terminando el curso

 Se acerca el final de curso. Ha llegado el momento en el que los alumnos de 1 ESO presentan sus proyectos de investigación. "¿Se comunican las plantas?" "¿Cómo se adaptan las plantas a la escasez de agua?" " ¿Hay plantas parásitas?" "¿Pueden sobrevivir las plantas con solo luz artificial?"... 

Muchas gracias  a todos por vuestro esfuerzo y ¡feliz verano! 



martes, 31 de mayo de 2022

EL TURINA CONSTRUYENDO LA UNIÓN EUROPEA


Los alumnos de 3º y 4º participan en el MEU-MADRID, simulación del Parlamento Europeo, en la Universidad Complutense de Madrid.

martes, 24 de mayo de 2022

English Debating Tournament 2021-2022

ENGLISH

The students Bruno Alonso Esteban, Fernanda Dévora Coa Coarite, Anuska Iriondo Delgado and Nicolás Alberto Sillero Cerezo of 1 Bachillerato A participated to the first round of the English Debating Tournament for Schools. 

In total 18 schools (private, state and semi-private) participated today. Our participants have debated four times, twice for each position. 

This year’s topic was the following: ‘does the current tendency for political correctness excessively limit freedom of thought and speech?’

Our students had some practice in class for a month and they prepared their speech and evidence for the tournament only 48 hours before it started (as expected from Spanish students 😂).

After each debate, the judges gave us some constructive feedback while we shook the opposite team’s hands. 

In the first round, we won with 2.75 points.

In the second round, alas, we lost (to the team who turned out to the winner of today’s tournament by classifying in first position).

In the third round, we won with 3.75 points.

In the fourth and last round, we won with 4 points.

The final results were in after 45 minutes and … we were fifth! 

Although we didn’t win, this was for sure an incredible experience for all of us and I hope that next year some other students would participate!


ESPAÑOL

Los alumnos Bruno Alonso Esteban, Fernanda Dévora Coa Coarite, Anuska Iriondo Delgado y Nicolás Alberto Sillero Cerezo de 1º de Bachillerato A participaron en la primera ronda del Torneo de Debate de Inglés para Escuelas.

En total participaron 18 colegios hoy (privados, estatales y semiprivados). Nuestros participantes han debatido cuatro veces, dos veces por cada posición.

El tema de este año fue el siguiente: “¿La actual tendencia hacia la corrección política limita excesivamente la libertad de pensamiento y expresión?”

Nuestros estudiantes practicaron un poco en clase durante un mes y prepararon su discurso y evidencias para el torneo solo 48 horas antes de que comenzara (como buenos españoles 😂).

Después de cada debate, los jueces nos dieron algunos comentarios constructivos mientras estrechábamos la mano del equipo contrario.

En la primera ronda ganamos con 2,75 puntos.

En la segunda ronda, por desgracia, perdimos (contra el equipo que resultó ganador del torneo de hoy al clasificarse en primera posición).

En la tercera ronda ganamos con 3,75 puntos.

En la cuarta y última ronda, ganamos con 4 puntos.

Los resultados finales llegaron a los 45 minutos y… ¡éramos quintos!

Aunque no ganamos, esta fue sin duda una experiencia increíble para todos nosotros y espero animar otros estudiantes para el año que viene.












 


miércoles, 11 de mayo de 2022

VI Concurso de Cortometrajes en Lengua Extranjera

 Algunos alumnos de 4 ESO A han participado al concurso de cortometrajes en lengua extranjera.

Aquí tenéis el video que han realizado (como buenos españoles) unos días antes de la fecha de entrega. 

Enjoy!

We didn't do it

viernes, 6 de mayo de 2022

9 MAI, JOURNÉE DE L'UNION EUROPÉNNE

Comme chaque année, les élèves de français du Lycée Joaquín Turina célèbrent la Journée de l'Union Européenne avec plein d'activités ludiques, didactiques et créatives.
Plus que jamais, vive l'Europe!

martes, 26 de abril de 2022

ERASMUS + EN ALCALÁ DE HENARES


Los alumnos checos y malteses que nos visitan han hecho un salto a Alcalá de Henares y han participado en un concurso de fotografía. Esta es la ganadora.

jueves, 7 de abril de 2022

viernes, 1 de abril de 2022

Ganadores de la I Olimpiada Científica Turina


Ayer tuvo lugar la ceremonia de entrega de premios de la I Olimpiada Científica Turina para estudiantes de 4º de ESO. Los ganadores son:

Primer Premio (150 euros)
León Ruiz del Castillo

Segundo Premio (100 euros)
Gabriel García Físico

Tercer Premio (75 euros)
Marcos García Antúnez

Además, se han otorgado 3 premios especiales de 50 euros cada uno a las mejores soluciones de cada una de las partes de la prueba:

Mejor Parte Tipo Test
José Herrera Ortiz

Mejor Problema 1
Samuel León Paniagua

Mejor Problema 2
María Vicente Vitón

¡Enhorabuena campeones!

Damos las gracias a los más de 100 estudiantes de 24 centros educativos distintos que han participado en esta competición. ¡El año que viene tendremos la segunda edición!

miércoles, 30 de marzo de 2022

EMERITA AUGUSTA

Los alumnos de latín y griego han visitado Mérida, cumbre de la romanización y patrimonio de la Humanidad. En un ambiente amigable, lo sesudo y lo lúdico se han unido para crear una actividad extraescolar muy provechosa.

martes, 29 de marzo de 2022

CAMPEONA DE ESPAÑA

Nuestra querida Elvira, alumna de 3ºB se ha proclamado este fin de semana campeona de España de lucha libre. Todos la felicitamos por su éxito y la animamos a seguir adelante.

¡Enhorabuena, luchadora!

lunes, 28 de marzo de 2022

VISITA EXPOSICIÓN "MÁQUINA MÍSTICA"

Los alumnos y alumnas del IES Joaquín Turina de 1º de Bachillerato visitan la exposición "Máquina Mística" en los Teatros del Canal. Una oportunidad para conocer de primera mano la obra de artistas contemporáneos que aúnan arte, tecnología y espiritualidad.







https://www.teatroscanal.com/espectaculo/maquina-mistica/

CURSO MODELADO 3D ALUMNAS/OS JOAQUÍN TURINA

Os comparto algunos videotutoriales que han realizado los alumnos y alumnas de 1º de Bachillerato del IES Joaquín Turina en la asignatura de TICO, en los que nos enseñan algunas herramientas para empezar a modelar en 3D. El curso está en proceso, así que se irá subiendo nuevo material.


Escalera de caracol (Sofía Juez)

https://www.canva.com/design/DAE6j938eyM/oMaH2MOozt70njd5K4ZR6A/watch?utm_content=DAE6j938eyM&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Cubo con medidas exactas. Aplicación de materiales (Sofía Gonzalo)

https://www.canva.com/design/DAE56JqbU_Y/MyaSQzrjIGjuHPqmmO8cQA/watch?utm_content=DAE56JqbU_Y&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Cómo hacer una cabaña en SketchUp (Ana Sanz)

https://www.canva.com/design/DAE55wbfKGY/oqtZiHkO51U7VY6K8PbDDw/watch?utm_content=DAE55wbfKGY&utm_campaign=designshare&utm_medium=link2&utm_source=sharebutton

Perspectivas, vistas y escenas (Ane Egede Nielsen)

https://www.canva.com/design/DAE554HyhBY/SYq-dgzL7rKT5_YiPQck0w/watch?utm_content=DAE554HyhBY&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Rotate. Groups and components -ENG- (Bruno Alonso)

https://www.canva.com/design/DAE5P3E2RRI/tQVsYd9dM0ZbCz3a0JL3BQ/watch?utm_content=DAE5P3E2RRI&utm_campaign=share_your_design&utm_medium=link&utm_source=shareyourdesignpanel

Protractor. Rotate -ENG- (Carolina Horta)

https://www.canva.com/design/DAE5P5FWKG4/UVgetlrgEl4g_BQuw5oicQ/watch?utm_content=DAE5P5FWKG4&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Cubo de Rubik (Itziar Vela)

https://www.canva.com/design/DAE6fxrFJLo/J9k3b8ZVTjkNq7rMLpXZVA/watch?utm_content=DAE6fxrFJLo&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Importar imagen/material (Agustina Viguri)

https://www.canva.com/design/DAE557kEUAQ/wkbAxLzIt9LzmeTutu-F0Q/watch?utm_content=DAE557kEUAQ&utm_campaign=designshare&utm_medium=link&utm_source=publishsharelink

Herramienta Línea (Lucía de la Hoz)

https://www.canva.com/design/DAE5EEOMnL0/6NBddfLA3jbFMS8Zsy-UHw/watch?utm_content=DAE5EEOMnL0&utm_campaign=share_your_design&utm_medium=link&utm_source=shareyourdesignpanel

jueves, 17 de marzo de 2022

SEMAINE DE LA FRANCOPHONIE


Les élèves de français du lycée Turina ont préparé des tableaux pour feter la Semaine de la Francophonie. Leur engagement avec la langue française est très fort.

PODCAST EN 4º ESO T.E.I.C

 Los alumnos de 4ºESO han grabado y editado un podcast sobre temas variados, en la asignatura de Tecnologías de la  Información y la Comunicación.

Esperan que los oyentes pasen un buen rato escuchándolos.

Leyendas japonesas (16´)

Comentario y crítica cinematográfica japonesa

Uso responsable de los juegos en red (10´)

Mundo gatuno


domingo, 13 de marzo de 2022

Los alumnos de 3ºA acuden a la representación "Dados" en el teatro Lara


 El pasado 3 de marzo, los alumnos de 3ºA de la ESO, acudieron a la representación de la obra Dados, de la compañía Ventrículo Veloz, en el teatro Lara de Madrid.


Fueron acompañados por su profesora de Lengua, Paula, y su profesora de Inglés, Aurora.

Los alumnos se maravillaron con la decoración del espacio, el rojo de sus butacas y se impactaron con la grandiosidad del mismo.



Respecto a la representación, estas son algunas de las opiniones y reseñas que escribieron tras la misma. Disfrutadlas tanto como ellos disfrutaron de la salida y de la magia del teatro.


"Para mí, esta obra fue muy buena, aunque también muy triste y de cierta forma te da a pensar muchísimas cosas, ya que nos muestra cómo la homofobia y la transfobia sigue estando y cada vez es más fuerte. De toda la obra, lo que más me encantó fue el final ya que hacen que el actor principal logre dejar de lado los miedos y deje de ocultarse en un juego editando o cambiando su voz y logre dar ese paso de decir quién es realmente y cambiar su nombre acuerdo a su verdadera identidad de género."

Alejandra Rodríguez

"En mi opinión la obra fue muy entretenida. Me gusto mucho que tratara temas como la identidad de género, los prejuicios y la discriminación. Los actores hicieron un gran trabajo con lo poco que tenían para usar en la escenografía. Por otra parte, fue muy agradable el tiempo en el que estuvimos en el teatro y el resto de la excursión."

R.R

"La obra fue muy emocional y sentimental. Los actores fueron muy buenos ya que mostraron muchos sentimientos.

Había solo una mesa, un flexo, unas cajas y unas cortinas  y con solo eso hicieron muchas escenas, y todas diferentes .

El teatro Lara es divino ,es moderno, llamativo y tranquilo. Lo que me encantó a mi del teatro fue el techo , era precioso, tenía un ángel y unos colores maravillosos."

Sareth Cáceres


"La obra estuvo muy bien, se sentía a la perfección como los actores se metían en el personaje , sus sentimientos, su rabia ,e incluso los sueños .

Era muy creíble ver cómo parecían que fueran los personajes en carne y hueso, en tanto al escenario no era grande y no se utilizó tanto material pero lo utilizaron muy bien incluso diría que a la perfección, al final de la obra se notó que ellos lo habían dado todo en esa obra, muy bien por su parte, los actores se mantuvieron profesionales antes las risas y el hablado en medio de la obra.


La obra te hace reflexionar ,tuve momentos de risa , momentos de rabia e incluso momentos de tristeza. En mi opinión es una maravilla poder ver este tipo de obras."


Jonathan Josué Maldonado